Algunas personas todavía se cuestionan si la educación presencial es mejor que la virtual, sin tomar en cuenta que la metodología no determina la calidad, ya puede ser tan mediocre un curso virtual como uno presencial. 

Muchas veces consideran que realizar un curso en modalidad e-Learning es igual a poner una presentación de PowerPoint en internet, sin embargo es importante reconocer que únicamente al presentar información no se garantiza el aprendizaje.

Consideraciones de calidad en e-Learning

Para que un curso sea efectivo debe tener suficientes prácticas, ejercicios, recursos didácticos de apoyo, evaluaciones formativas y medios de comunicación  que permitan a los participantes aplicar sus nuevos conocimientos o habilidades; de lo contrario  estaríamos hablando de e-Reading.

La formación virtual exige un diseño instructivo y producción de materiales específicos, adecuados al medio, considerando los diferentes estilos de aprendizaje y posibles limitaciones técnicas (software y hardware).

La calidad de la formación virtual, puede verse desde una perspectiva tecnológica, en donde se valora la calidad de la plataforma a través de la cual se implementa el e-Learning. Se considera muchas veces las herramientas que brinda, sin embargo hoy en día la mayoría de plataformas de e-Learning proveen los mismos recursos, hay que hacer mucho énfasis en la curva de aprendizaje, ya que muchas veces un estudiante se pasa más tiempo aprendiendo cómo utilizar una herramienta específica, que en el aprendizaje de un contenido.

Si observamos la calidad desde una perspectiva didáctica es importante resaltar que se le han aplicado modelos provenientes de la formación presencial, reproduciendo en mucho de los casos, métodos de investigación, enfoques y técnicas, aplicados en la educación tradicional.

Las Teorías del Aprendizaje basadas en el Conductismo, el Cognitivismo y el Constructivismo son las principales teorías que sustentan y fundamentan los procesos instructivos en la formación virtual, estas sirven de base, tanto para el diseño pedagógico de la formación virtual, como para propuestas de evaluación de los aprendizajes y recursos tecnológicos.

Sin embargo es pertinente plantearse nuevos modelos educativos, considerando las características de nuestros estudiantes actuales, hoy en día si alguien quiere aprender cómo crear un macro automático en Excel, su principal fuente de consulta será YouTube y si desea ampliar un poco más, seguro consultará un foro en donde encontrará mucha gente con el mismo inconveniente brindando infinidad de posibles soluciones.

Ante este tipo de educación es importante considerar la “e-pedagogía” revisando modelos evaluativos alternativos más acordes con los métodos de aprendizaje actuales, considerando cómo aprenden los estudiantes, cómo se les puede enseñar mejor, cuáles son las estrategias de enseñanza más convenientes para la apropiación de contenidos y cómo organizar de forma eficiente los recursos educativos.

Criterios de evaluación e-Learning

Muchos modelos de evaluación se enfocan en la medición de inclusión de tecnología, dejando de lado aspectos importantes como el proceso de aprendizaje; en la actualidad está comprobado que solamente la tecnología no hace un cambio radical en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

A la hora de evaluar un curso virtual se debe considerar el nivel de aprendizaje alcanzado por un estudiante, en base a los materiales ofrecidos, el diseño instruccional de cada curso, la asesoría del tutor, la retroalimentación brindada a las actividades presentadas. Un aspecto también relevante que se debe considerar es la accesibilidad y usabilidad en los recursos presentados, de nada sirve brindar recursos animados, videos, webinar, si la mayoría de estudiantes no pueden visualizarlos, debido a la falta de un mejor ancho de banda o a la instalación de un software especial.

Algunos parámetros a considerar en el tema de calidad deberían responder a:

  1. ¿Hay objetivos definidos y claros en el curso?
  2. ¿Se indica la metodología de desarrollo del curso?
  3. ¿El curso presenta una estructura general, contenido útil y actualizado?
  4. ¿Tiene el curso suficientes prácticas y ejercicios?
  5. ¿Incluye diferentes tipos de evaluación (diagnóstico, sumativa, formativa)?
  6. ¿Se basan las prácticas en problemas de la vida real?
  7. ¿La retroalimentación de las prácticas es buena?
  8. ¿Se mantiene la motivación del estudiante a lo largo del curso?

Organismos de Control

Existen organizaciones comprometidas a generar mejores prácticas en la gestión de la calidad en la formación virtual, considerando no solamente el aspecto tecnológico o didáctico, si no también evaluando el proceso de creación de los cursos o el contexto de servicios generales que están inmersos en la implementación de cualquier proyecto de e-Learning.

Dentro de estas organizaciones podemos mencionar: la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), que en julio de 2008 publicó la Norma UNE 66181.La implementación de esta norma busca acortar la brecha entre necesidades y expectativas a fin de asegurar el nivel de satisfacción; esto se logra teniendo parámetros delimitados en cuanto a las características de los programas formativos, informando sobre sus características a quienes quieran seguirlos. También colabora en mejorar la credibilidad y fiabilidad del mercado de la formación virtual en general.

La norma UNE 66181 se estructura en cuatro bloques básicos:

  • Accesibilidad: Los contenidos del curso son accesibles para el alumno final.
  • Empleabilidad: Se define, según la propia norma, como la capacidad del individuo para integrase en el mundo laboral o mejorar su condición laboral actual.
  • Facilidad de asimilación: Se refiere al nivel de interactividad (estudiante – resto de estudiantes y estudiante – tutores) y tutorización con el que cuenta la acción formativa.
  • Información a proporcionar: El curso tiene que ofrecer información clara y precisa sobre su coste, objetivos, tipo de formación ofrecida, tiempo de duración, hardware mínimo exigido para poder realizarlo, software necesario, forma de contacto con los responsables del curso, etc.
  • La Norma ISO 9001:2008 se enfoca básicamente, en los procesos de diseño e implementación en proyectos de e-Learning, satisfacción del cliente y mejora continua, garantizando la efectividad en la producción de cursos.

En la medida en que se cada proyecto de e-Learning busque cumplir con estas normas y parámetros conocidos de calidad, se mejorarán las experiencias del estudiante y a la vez el concepto que se tiene del aprendizaje virtual.

Referencias: